Pida cita previa a través de nuestro formulario de contacto:

    ¿Qué es un edema óseo?: una lesión de dolor persistente.

    La inflamación que se manifiesta en la zona medular del hueso esponjoso es una lesión que se denomina edema óseo. Esta inflamación aparece generalmente debido a un traumatismo, caída, microtraumatismos de repetición, sobrecarga física, etc.

    El hueso en su interior contiene una serie de vasos sanguíneos que, ante un traumatismo, responden provocando el sangrado interno del hueso. En consecuencia, la zona lesionada recibe células sanguíneas acumulándose líquido inflamatorio, originándose el edema.

    Cuando el líquido inflamatorio por sí solo no se puede reabsorber y permanece en el tiempo, normalmente se produce el edema óseo. Por normal general, la reabsorción de dicho acúmulo de líquido tarda entre 10 y 12 meses en reabsorberse del todo.

    Hay que tener muy presente, que si te han diagnosticado edema óseo, lo primero que hay que tener muy presente es la paciencia. La recuperación suele ser larga y lenta, en muchas ocasiones con dolor persistente y que da lugar a amplias bajas laborales.

    Zonas más frecuentes del edema óseo y síntomas principales:

    Las zonas más comunes donde aparece el edema son: cadera, rodilla, tobillo (calcáneo y astrágalo), tibia, hombro y muñeca.
    Otras causas menos frecuentes pero que también pueden provocar edema óseo son: fracturas, lesiones del cartílago y subcondrales o infecciones.

    El síntoma principal es el dolor, localizado en la zona lesionada. Este dolor disminuye con el reposo y aumenta con la actividad física.

    El tratamiento del edema óseo con Fisioterapia consiste en:

    Trabajar la musculatura y movilizar articulaciones adyacentes forma parte del tratamiento para evitar la aparición de atrofia y rigideces. El uso de diatermia favorece la reabsorción del edema, disminuye la inflamación y alivia el dolor.

    De esta forma, aunque el tratamiento más efectivo sea el reposo, si lo complementamos con un tratamiento de Fisioterapia que incluya diatermia, masoterapia suave, crioterapia, movilizaciones y ejercicios dirigidos a fortalecer la musculatura (siempre sin impacto), conseguiremos la reabsorción del edema con más rapidez y evitaremos complicaciones que puedan aparecer posteriormente debido a la cronificación del edema óseo.

    En nuestra clínica Fisioterapia Granada podemos ayudarte si tienes un edema óseo y en definitiva, a que puedas tener una fase de recuperación más eficaz y eficiente.

    Autor: Mercedes Romero Martin, Fisioterapeuta.

    Los comentarios están cerrados.