Pida cita previa a través de nuestro formulario de contacto:

Acepto las condiciones legales.

¿Qué es el manguito de Rotadores?

Quien no ha escuchado hablar del famoso manguito de rotadores, hoy queremos explicaros en que consiste esta patología y que abordaje terapéutico tiene ya que es una consulta muy habitual en nuestro día a día.

DEFINICIÓN Y UN POCO DE ANATOMÍA:

El manguito de los rotadores se refiere al conjunto de músculos y tendones que proporcionan estabilidad al hombro. Todos estos músculos conectan la escápula con la cabeza del húmero, formando un puño en la articulación. Su importancia estriba en que mantienen la cabeza del húmero dentro de la cavidad glenoidea de la escápula. Este manguito forma continuidad con la cápsula de la articulación del hombro. El conjunto incluye los siguientes músculos:

  • El supraespinoso. Realiza los primeros 15 a 20 grados de separación del brazo (movimiento de abducción).
  • El infraespinoso. Rota el brazo externamente.
  • El redondo menor, también rota el brazo externamente.
  • El subescapular, rota internamente el húmero.

La articulación del hombro es la que más variedad y amplitud de movimientos posee del cuerpo humano, debido a que la cabeza del húmero apenas está cubierta por la superficie glenoidea. Para compensar esta falta de contacto, existen estructuras blandas que estabilizan la articulación:

  • El rodete glenoideo.
  • La capsula articular.
  • Los grupos musculares: el manguito rotador tiene una función fundamental al estabilizar la articulación glenohumeral. El supraespinoso, el infraespinoso y el redondo menor parten de la cara posterior de la escápula y juntan sus tendones que cubren superiormente la articulación. El músculo subescapular parte de la cara anterior de la escápula para formar otra banda tendinosa que cubre la cara anterior de la articulación. De esta forma, además de producir movimientos del hombro, mantienen la articulación estabilizada, y evitan que la cabeza humeral se luxe en dirección anterior o superior.

PATOLOGÍA DEL MANGUITO DE ROTADORES

La patología más común es la tendinitis del manguito de los rotadores, que consiste en la inflamación de alguno de los tendones de los rotadores del hombro. Causas: acciones del día a día como sujetar cargas ligeras o pesadas, manejar el ratón del ordenador, dormir en una mala postura

Los más propensos a esta clase de lesiones son: supraespinoso, la porción larga del bíceps, la porción corta del bíceps.

Otra de las patologías frecuentes del manguito rotador es la rotura de uno o varios de los tendones que lo conforman. Las causas pueden ser la edad o un evento traumático. Estas roturas se clasifican, según su tamaño en: roturas parciales, completas o masivas.

Estas roturas tendinosas traerán dos consecuencias:

  • Dolor: en el caso de lesiones traumáticas, este dolor aparecerá de manera aguda, mientras que en el caso de roturas degenerativas por la edad, el problema incluirá dolor e inflamación regional de meses o años de evolución.
  • Impotencia funcional. Según el tendón implicado se afectará un movimiento:
  1. Rotura supraespinoso: deficiencia para la abducción, es el único que no rota.
  2. Rotura infraespinoso y/o redondo menor: déficit en la rotación externa.
  3. Rotura subescapular: déficit en la rotación interna.

DIAGNÓSTICO:

Lo primero será realizar un examen físico donde se palparán y presionarán las inserciones tendinosas del hombro, se valorará la movilidad y la fuerza de cada grupo muscular

En algunos casos, se pueden recomendar estudios de diagnóstico por imágenes, como los siguientes:

  • Radiografía. Aunque un desgarro del manguito de los rotadores no aparecerá en una radiografía, esta prueba puede visualizar espolones óseos u otras posibles causas del dolor, como la artritis.
  • Ecografía. Este tipo de prueba utiliza ondas sonoras para producir imágenes de estructuras dentro del cuerpo, particularmente tejidos blandos como músculos y tendones. Permite realizar pruebas dinámicas mientras evalúa las estructuras del hombro a medida que se mueven.
  • Resonancia magnética nuclear. Las imágenes que se obtienen muestran todas las estructuras del hombro con gran detalle.

TRATAMIENTO

La terapia de elección dependerá del grado de afectación de los tejidos.

A veces es solo suficiente con un tratamiento conservador, donde el descanso, aplicar hielo y la fisioterapia pueden hacer que se resuelva el problema.

Si los tratamientos tradicionales no han reducido el dolor, el médico te podría recomendar una inyección de esteroides en la articulación del hombro, en especial si el dolor interfiere con el sueño, las actividades diarias o el ejercicio. Aunque estas inyecciones por lo general son útiles por un tiempo, se deben utilizar con sensatez, ya que pueden contribuir con el debilitamiento del tendón.

Pero si la lesión es grave e implica un desgarro completo del músculo o tendón, es posible que haya que recurrir a la cirugía. Las posibles técnicas a realizar serán: reparación artroscópica del tendón, reparación abierta del tendón, transferencia del tendón o reemplazo del hombro.

IMPORTANCIA Y OBJETIVOS DE LA FISIOTERAPIA

  • Eliminación del dolor.
  • Evitar cualquier tipo de fibrosis. Se realizará a través de medios físicos, termoterapia, crioterapia y electroterapia, acompañado de masaje transverso profundo tipo cyriax.
  • Devolver la movilidad del hombro. Se podrá iniciar con ejercicios de decoaptación humeral, para separar con ayuda mecánica, manual o por efectos de la gravedad, el húmero de la cavidad glenoidea, de esta manera descomprimir y liberar el tendón que está siendo pinzado. Posteriormente el paciente podrá intervenir en su tratamiento con movilizaciones activas, pasivas y resistidas progresivamente.
  • Fortalecimiento muscular. Se realizará a través de bandas elásticas, mancuernas, balones o cualquier elemento de uso terapéutico, claves para afianzar la recuperación de la lesión del manguito rotador. Al realizar un correcto fortalecimiento muscular, estaremos preparando estratégicamente la articulación para que esta lesión no sea un proceso reincidente, sino que trabajando específicamente sobre la musculatura involucrada cumplirán su función sin dar lugar a descompensaciones o alteraciones biomecánicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *