Pida cita previa a través de nuestro formulario de contacto:

Acepto las condiciones legales.

Todo sobre el concepto de terapia manual Maitland

El Concepto Maitland es una de las formaciones más importantes de la Terapia Manual Ortopédica, el cual se llama como su inventor el fisioterapeuta Australiano Geoffrey D. Maitland.

Maitland® es una formación de postgrado para fisioterapeutas reconocida internacionalmente. Un fisioterapeuta consigue su titulación como fisioterapeuta manipulativo Maitland® después de un mínimo de 360 horas de teoría y práctica y un examen final.

Se trata de un concepto que busca a fondo la causa de los síntomas. Durante la primera consulta se identificaran todos los factores contribuyentes a la aparición de los síntomas, a través de una entrevista detallada (Anamnesis). A continuación se realiza una valoración física exhaustiva y sistemática que se centrará en la zona donde se localiza su problema (dolor) principal y en articulaciones vecinas que puedan estar implicadas en el problema del paciente.

Una de las partes fundamentales del tratamiento fisioterápico con el concepto Maitland® es el control inmediato de la eficacia del tratamiento.  Después de cada tratamiento se realiza una reevaluación para comprobar la eficacia del tratamiento y para ir decidiendo sobre la elección de las técnicas más eficaces.
Para el éxito del tratamiento son importantes tanto las técnicas manuales usadas por el fisioterapeuta como la toma de conciencia por parte del paciente de su propio cuerpo y de los cambios necesarios que tiene que realizar en su vida diaria.

Esta terapia se usa para analizar y tratar problemas agudos y crónicos del sistema neuro-músculo-esquelético:

  • Cervicalgias. Con síntomas asociados como cefaleas, mareos, visión borrosa, etc.
  • Dolor de espalda (problemas del disco intervertebral, articulación facetaria o radiculopatías).
  • Alteraciones temporo-mandibulares.
  • Alteraciones del complejo escapulo-humeral.
  • Problemas de codo (codo de tenista, codo de golf, epicondilitis, epitrocleitis).
  • Sintomas neurales como: hormigueo y adormecimiento de pies y manos.
  • Problemas de cadera (bursitis, tocanteritis, prótesis). Dolor de rodilla (lesión de los ligamentos cruzados o del menisco).
  • Lesiones del pie (rotura de ligamentos o problemas tendinosos como la tendinits del tendón de Aquiles).
  • Artritis, artrosis y otras enfermedades reumáticas.