Pida cita previa a través de nuestro formulario de contacto:

Acepto las condiciones legales.

Algodistrofia o sindrome del dolor regional complejo

En esta ocasión queremos hablaros de un síndrome que se puede ver en consulta con cierta frecuencia y para los pacientes es un gran desconocido del que no saben la causa y curso clínico. Se trata del Síndrome de dolor regional complejo (antiguamente conocido como enfermedad de Sudeck).
Concepto: la algodistrofia simpática refleja se define como un síndrome doloroso articular y periarticular vinculado a trastornos vasomotores y desencadenado por diversas causas, que evoluciona en forma típica en dos fases

  • Fase aguda hiperémica y dolorosa.
  • Fase secundaria distrófica con rigidez y retracciones.

La algodistrofia se observa con frecuencia en enfermedades neurológicas o del aparato locomotor. La fisiopatología no es clara, pero la acción de los sistemas simpáticos de control central del dolor parece ser determinante. Sólo el diagnóstico clínico en fase precoz, confirmado por un aumento de captación regional en la gammagrafía ósea, permite aplicar un tratamiento combinando basándose en:

  • Reeducación funcional en el tratamiento fisioterápico.
  • Medicación.

Factores desencadenantes: traumatismos (hasta el 70 % de los casos), procedimientos invasivos (descompresión del síndrome de túnel carpiano, artroscopias, cirugías de la columna vertebral),  enfermedades de órganos internos (infarto de miocardio, tuberculosis pulmonar), ictus con hemiplejia, y en TEC. En un 20 % de los pacientes se desconoce la causa. Se produce una inflamación neurogénica, con la liberación de neuropéptidos proinflamatorios, seguida de alteraciones en la microcirculación y de la lesión de los huesos, músculos, articulaciones y el edema de la médula ósea.

Tratamiento: el objetivo del tratamiento en fase inicial aguda es:
Movilizar la zona afectada y prevenir la formación de retracciones y adherencias, drenar el edema de los tejidos blandos, preservar la función y evitar la exclusión funcional del miembro afectado.
A esto se añade la prescripción de diversos medicamentos que han demostrado ser eficaces: corticoterapia transitoria, calcitonina en inyecciones subcutáneas o intramusculares, y difosfonatos. El efecto y la indicación de los bloqueos simpáticos posganglionares (guanetidina, buflomedil) o ganglionares (bloqueo del ganglio estrellado o de la cadena simpática lumbar) son motivo de controversia y no pueden constituir la vía terapéutica única o predominante.

CUADRO CLÍNICO E HISTORIA NATURAL
La localización más frecuente es la muñeca, y con menor frecuencia la rodilla, pie, tobillo.
1. Síntomas.

  • Dolor crónico, intenso, que se localiza fuera del área del traumatismo, sensibilidad excesiva a estímulos mecánicos, térmicos (p. ej. lavado con agua fría) y dolorosos; alodinia (sensación de dolor tras estímulos débiles que no provocan dolor en condiciones normales). La hiperreactividad a los estímulos disminuye al elevar la extremidad y empeora durante los movimientos pasivos o activos, cambios de la temperatura ambiental y durante el estrés emocional.
  • Alteraciones tróficas y motoras: debilidad de los músculos, incapacidad para realizar movimientos, temblor, contracciones musculares, contractura, atrofia de piel, atrofia de los pliegues cutáneos, de la yema de los dedos, del vello regional (pelo grueso), de las uñas (engrosadas, de color blanco o pardo, surcadas).
  • Alteraciones vasculares y vegetativas: en comparación con la extremidad contralateral hay palidez o enrojecimiento y calor o frialdad cutánea, edema, hiperhidrosis

2. Historia natural.

Etapa 1 (aguda), suele durar 1-3 meses, hasta 12 meses: dolor, hiperestesia, cambios de la temperatura, alteraciones de la sudoración (en la mayoría de los casos la progresión de la enfermedad finaliza en este período).

Etapa 2 (distrófica), puede durar 1-2 años: dolor, alteraciones tróficas de la piel, pelo y uñas, disminución de la temperatura cutánea.

Etapa 3 (atrófica o crónica), dura varios años: atrofia de la piel, lesiones óseas, deficiencia funcional de la extremidad

Conclusión: La algodistrofia es un síndrome doloroso que se observa en algunas enfermedades del aparato locomotor, en el que la prescripción temprana de reeducación y de medicamentos adecuados, así como la excelencia en la coordinación de las medidas terapéuticas, son indispensables para combatir con éxito esta anomalía que, en caso de adoptarse medidas tardías y/o incoordinadas, suele avanzar de forma prolongada e invalidante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *