Pida cita previa a través de nuestro formulario de contacto:

Articulación temporomandibular y estrés

La mayor parte de los tratamientos de la Articulación Temporo-mandibular (ATM) que vemos en consulta son derivados de los efectos de somatizaciones sobre el complejo músculo-esquelético de la zona craneal, cervical y mandibular. Esta zona puede sufrir sobrecarga y molestar por muchas razones, pero es cierto que es una zona diana, especialmente sensible a los estados de ánimo del paciente.

En estos meses hemos visto aumentadas las consultas por sobrecargas y molestias en la ATM, y una vez realizada la primera visita del paciente y su anamnesis nos damos cuenta que están relacionadas con este tema en concreto. Hemos notado también que el estado de la situación general que vivimos en estos momentos influye bastante en esto, preocupación, ansiedad, etc.

A su vez sospechamos, aunque no es posible comprobación directa aún, de que el uso continuado de las mascarillas también puede que se relacione con el aumento de tensión en la ATM. Esto podría ser debido a que el patrón postural de esta articulación se ve aunque sea levemente, descompensado o alterado.

El tratamiento con Fisioterapia y Osteopatía tiene un efecto bastante positivo, pero también es muy importante que el paciente lleve a cabo una batería de ejercicios que recomendamos para casa, que hacen que la mejoría sea mayor y más estable en el tiempo.

A continuación os proponemos una serie de ejercicios globales para la articulación temporo-mandibular basados en la movilidad y relajación de esta región. Deseamos que os ayuden y si tienen cualquier consulta al respecto, no duden en ponerse en contacto con nosotros.

  1. Apoya el pulpejo de los dedos en la región mandibular y masajea realizando círculos en ambas direcciones, con el objetivo de liberar la tensión de la musculatura.
  1. Con la misma posición de los dedos que en el ejercicio anterior, realiza una presión en ambos lados, mantén 15-20 segundos, suelta y repite esta maniobra hasta 3 veces.
  2. Con 2º y 3º dedo realiza una presión por encima del hueso temporal (ver ilustración) siguiendo las mismas indicaciones que en el ejercicio 2.
  3. Introduce los dedos índices en la cavidad oral, apoyados sobre la fila inferior de dientes, deje la boca entre abierta y haga un movimiento de traslación hacia abajo.
  4. Con la boca relajada (sin juntar los dientes), deslizar la parte inferior de la mandíbula hacia un lado y hacia otro.

Autor: Antonio J. Sánchez Jiménez. Fisioterapeuta. Especialista en disfunciones de la articulación temporomandibular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *