Pida cita previa a través de nuestro formulario de contacto:

    Fisioterapia Oncológica

    Es la fisioterapia encaminada a pacientes que han pasado o están pasando por un tratamiento oncológico, que deriva en problemas físicos de diversa índole dependiendo del tipo de cáncer.

    Esta debe ser aplicada por fisioterapeutas titulados y como parte dentro de un equipo de profesionales que se vuelcan en el paciente durante este duro camino.

    La persona afronta en muchas ocasiones síntomas como la fatiga, el dolor, merma de su capacidad física general, neuropatías, linfedemas, etc. dependiendo del proceso.

    El fisioterapeuta valora estos síntomas y diseña un tratamiento personalizado según cada paciente. Este tratamiento lo llevamos a cabo en la consulta de fisioterapia, en la sala de ejercicio dirigido, o incluso mezclando las dos formas. Pondremos dos ejemplos clarificadores:

    Ejemplo 1 – Paciente que ha sufrido cáncer de mama y se le ha realizado un vaciamiento ganglionar axilar completo o parcial, o incluso una mastectomía.

    Estas personas, habitualmente, sufren el establecimiento de un linfedema/edema linfático en el brazo afecto, que requiere tratamiento para su regulación o vaciado.             

    En este caso el tratamiento se lleva a cabo en consulta (en la camilla), mediante sesiones de Drenaje Linfático Manual. El beneficio en estos casos suele ser alto según nuestra experiencia.

    Ejemplo 2– Paciente que ha pasado por un cáncer de colon.

    Normalmente, debido a la patología y al tratamiento (que suele ser largo y tedioso), suelen sufrir un deterioro en el nivel de condición física y calidad de vida. Se afectan funciones como la fuerza/tono muscular, el equilibrio, la resistencia, los niveles de fatiga general y respiratoria, etc. Y hay que decir que en el caso de pacientes intervenidos mediante cirugía abdominal, el tono muscular del tronco es un parámetro específico a trabajar de bastante importancia por su relación directa con la aparición de dolores de espalda.

    En estos casos, sin embargo, el trabajo lo centramos en la sala de Ejercicio Terapéutico. Previa valoración por parte del fisioterapeuta, se diseña un plan de ejercicio específico adecuado a las necesidades de fortalecimiento general y el mantenimiento o tratamiento de los diferentes problemas específicos que presenta el paciente. En este plan, en nuestro caso, participa tanto en el diseño como en su tutela un especialista en Readaptación Física (Licenciado en Educación Física).

    Estos son sólo dos ejemplos clarificadores, pero en muchas ocasiones se mezclan los dos tipos de trabajo y nuestra experiencia nos dice que es muy interesante y beneficioso para estos pacientes. Mejoran su patología concreta, nivel de salud general, fuerza, resistencia, bienestar, autoestima, etc.

    Los estudios en este sentido van en aumento, cada vez más, queda patente el beneficio del abordaje de fisioterapia en estos procesos. Nuestra experiencia también es muy positiva.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *