Pida cita previa a través de nuestro formulario de contacto:

Acepto las condiciones legales.

Rehabilitación del hombro

La rehabilitación del hombro es uno de los tratamientos que más realizamos a diario en consulta y dado lo trascendente que se vuelve su recuperación os vamos a explicar algunas nociones básicas de esta articulación y su recuperación.

Las lesiones del hombro son muy frecuentes, sobretodo en la población joven. El hombro está formado por dos articulaciones anatómicas: articulación glenohumeral (establece la relación del húmero con la escapula, “hombro”) y articulación acromioclavicular (es la conexión de la clavícula con la escápula); y una articulación funcional: articulación escapulohumeral.

En el hombro existen un gran número de estructuras que confieren estabilidad y posibilitan la movilidad. Entre las más importantes se encuentran los músculos del manguito de rotadores y los ligamentos acromio-claviculares, junto con la cápsula de la articulación glenohumeral. El manguito de rotadores es la confluencia de un grupo de músculos y tendones a nivel glenohumeral, que sostiene la articulación y hace posible movilizar el hombro en todas sus direcciones.

El programa de rehabilitación del hombro consta de dos componentes: flexibilidad y fuerza. La flexibilidad es el primer elemento a trabajar y comprende el rango de movimiento (ROM), los estiramientos estáticos y dinámicos. El ROM se trabaja en grados de amplitud de movimiento que se pueden realizar libres de dolor (a veces con la ayuda de un palo, toalla o bien sin ayuda). El estiramiento estático se trabaja mediante estiramientos sin dolor, manteniendo durante 20-30 segundos y con 3-6 repeticiones. El estiramiento dinámico se trabaja mediante estiramientos sin dolor, manteniendo 1-5 segundos y con 10-15 repeticiones. La fuerza es el segundo componente del programa y consta de trabajo con mancuernas, tubos, bandas elásticas y ejercicios funcionales.



PROTOCOLO PARA LESIONES AGUDAS DE HOMBRO